25 jun. 2011

Día 13: Gallup - Winslow

Nuevo día de carretera y aquí estoy otra vez, cumpliendo con los fieles lectores del blog, que si hago caso de las estadísticas de la página, sois la familia, los amigos y los compañeros del curro. Un saludo a todos, si hay algo que se echa de menos estos días es a vosotros. Y si hay algún desconocido entre los lectores, que se manifieste, que nos haría mucha ilusión.
Hoy teníamos un obetivo claro, el Petrified Forest National Park y el Painted Desert, pero como el estado de Arizona nos ha regalado una hora de más, nos hemos tomado con calma la conducción por la 66, e incluso nos hemos aventurado varias veces por tramos sin asfaltar (y otras tantas veces nos hemos acabado perdiendo). Desde el mirador de Manuelito, las vistas eran preciosas.



Por el camino seguían habiendo montones de Trading Posts Indios, a cual mas pintoresco: uno estaba dentro de una gran cueva, otro era un fuerte de peli del oeste, otros estaban bajo las rocas de un acantilado... No son una mala opción para traerse algún souvenir diferente a los de la Ruta, y cuanto menos, dan colorido al camino.


El Painted Desert:

Al fin hemos llegado al parque nacional Petrified Forest. Visita imprescindible para cualquiera que se acerque por esta parte del mundo. El parque se visita con el coche, y siguiendo la carretera hay una serie de miradores desde los que se pueden hacer rutas a pie o simplemente, disfrutar de las vistas y echar cientos de fotos. Hay varias zonas diferenciadas, lo primero que nos encontramos es el Desierto Pintado, con montañas de tonos rojizos, blancos, amarillos... Una auténtica maravilla.



Gozando de unas espectaculares vistas sobre el valle, hemos podido visitar el Painted Desert Inn, un motel de los años 40 que estuvo muchos años abandonado, incluso a punto de ser demolido en los 70, y que ha sido restaurado recientemente como punto de información a los visitantes del parque. Se pueden explorar todos sus rincones, conserva buena parte del mobiliario original y unos bonitos murales en las paredes. Sin duda nos hubiese gustado alojarnos en él unos días.



También hay un rinconcito dentro del parque para la Ruta 66, que antaño lo atravesaba. Hoy solamente quedan los postes de teléfono marcando el camino que seguía la antigua carretera y un coche y una placa puestos a modo de recordatorio.


Por cierto, cada vez nos queda menos. Ya empezamos a descontar días en lugar de sumarlos, pero no queremos pensar demasiado en ello.


Mas adelante hay vestigios de los indios Pueblo, las ruinas de una de sus ciudades y jeroglíficos en las rojas simbolizando animales, personas y escenas de caza. La primera ocasión de llenar de polvo las Chirucas la hemos tenido en una zona conocida como Blue Mesa, donde se puede caminar entre formaciones de tonos más bien azulados y donde se empiezan a ver los primeros troncos fosilizados. Hoy es día de más fotos que nunca:





Durante todo la visita al parque hemos tenido un guía muy especial del cual no me quiero olvidar, se trata de un enorme cuervo al que he bautizado como Matthew, y que nos ha estado siguiendo todo el día. Allí donde parábamos el coche estaba él con el pico abierto. Si mañana no hay blog, los supersticiosos ya tendrán a quien echarle la culpa.



La última parada ha sido en la zona del bosque petrificado propiamente dicha, concretamente hemos estado paseando por el Crystal Forest, un área llena de troncos fosilizados de millones de años de antigüedad. Es una pasada como parece auténtica madera y hasta que no te acercas y lo tocas, no te das cuenta que realmente estás tocando el mineral que ocupó su lugar y su forma hace mucho tiempo.




Sin tiempo para más, le hemos dicho adiós al parque y al Ranger que está en la salida, controlando que nadie pispe ningún cacho de madera petrificada. Bueno, realmente lo único que hacen es preguntarte si te llevas algo, y no creo que nadie le conteste: "Mira si, llevo el maletero hasta los topes de tronquitos de cuarzo".



De vuelta a la ...¿Realidad?

Una vez fuera del parque, ya íbamos tarde para llegar al hotel en Williams, pero aún hemos tenido tiempo para una nueva curiosidad de las que solamente se pueden ver en la Ruta 66: el Wigwam Motel, en Holbrook. Aquí las habitaciones tienen forma de tienda india, aunque estén hechas de cemento y tengan TV por cable.


Ahora a intentar dormir mucho, porque mañana será un día con emociones de altos vuelos.

Día 12: Santa Fe - Gallup
Hemos comenzado bajando de Santa Fe en dirección a Alburquerque. Aquí el estilo de vida es muy diferente del American Way of Life que habíamos visto hasta ahora...
Día 14: Winslow - Grand Canyon
Al final aquí estamos, vivos y enteros, pero eso no quiere decir que no hayamos tenido el culo apretado un buen rato esta tarde. Antes de explicar el porqué, empezaremos por el principio...
  • votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada