2 jul. 2011

Día 20: Barstow - Santa Mónica

Ya está hecho, hemos llegado al final de la Ruta 66. Estamos en Santa Mónica. Hemos ido donde siempre quiso ir Loquillo, pero dando un pequeño rodeo de 4.000 kms. ¡Tanto rollo para ir a la playa, teniendo la Costa Brava en la puerta de casa!


Últimos momentos en la 66:

Hoy hemos intentado seguir fielmente la ruta hasta donde nos ha sido posible, aunque ha llegado un punto en que el área urbana de Los Ángeles nos lo ha hecho imposible y lo hemos dejado todo en manos del Ton-Torrón (hoy indispensable).


Aunque los momentos de libertad han sido breves, la ruta nos ha regalado aún unos cuantos ratos de conducción solitaria, un puente de hierro, un par de pueblos pintorescos y un bosque cuyos árboles están hechos de botellas.


Fisher & Sons:

De camino al motel, hemos hecho una pequeña parada en la zona alta de Los Ángeles para visitar una funeraria. Se trata de una casa que sirvió de escenario en una de las grandes series de televisión de los últimos tiempos: Six Feet Under (A Dos Metros Bajo Tierra) que narra la vida de los propietarios de unas pompas fúnebres. Es una serie que nos gusta y nos hacía gracia ver donde se grabó.



El Final de la 66:

Después de instalarnos en el hotel, hemos decidido llegar al final andando, ya que el tráfico aquí es bastante infernal. Total, que hemos cogido el bañador, las toallas, la cámara de fotos y las ganas para andar los 6 km del hotel hasta la playa. El final oficial de la Ruta 66 se encuentra en el cruce entre Lincoln y Olimpic, pero allí no hay ni un triste cartel que lo señalice, así que hemos ido al final "oficioso", que se encuentra en el monumento a Will Rogers, al término de Santa Mónica Blvd. Ha sido un momento muy emocionante, ya que esa plaquita significa que ya está, que más allá no hay más Ruta 66.


Santa Mónica:

Lo primero ha sido el chapuzón en el Pacífico. Uno no va a la playa de los vigilantes de la playa y no se baña, es pecado. He intentado simular un ahogamiento, a ver si Pamela Anderson venía a rescatarme, pero después de caminar 30 metros mar adentro para que el agua me llegase a la rodilla, he tenido que desistir.


Luego hemos comido en el Pier, otro espigón que se mete mar adentro al que los Angelinos van a pasar el día. Tiene un parque de atracciones, con su noria y su montaña rusa, varios restaurantes, artistas callejeros y mucha vida, mucha mucha vida. Si viviésemos en Santa Mónica, pasaríamos muchas tardes en el Pier.


Después hemos caminado por el paseo de Santa Mónica en dirección a Venice. Es un bonito paseo, con un carril bici que recorre Los Ángeles de punta a punta, lleno de ciclistas y skaters. También hay un gimnasio en la playa, muchas zonas de césped y mucha gente haciendo deporte. Digamos que es una zona relajante para pasear.



Venice:

 
Cuando acaba el paseo de Santa Mónica en como si nos transportásemos a otro mundo, ya que nos metemos en el paseo de Venice. Aquí empieza el caos. Es como un collage de la contracultura en todas sus vertientes.


Hay paradas de artesanía, restaurantes y palmeras, como en cualquier otro paseo, pero la fauna humana tiene un colorido muy especial. Hemos visto payasos y rastafaris, a un hindú con patines tocando rock & roll; habían raperos, punks, un DJ y surferos; locos que hablan solos y locos que no hablan; un cuarentón en albornoz y patinete, unos africanos tocando percusiones y satanás bailando al son de Proud Mary con la cruz de Jesús al hombro; enamorados, policías, tiendas de marihuana, pintores; por allí andaban Terminator, Tarzán, Bob Marley y Las Vulpess.




Al final se estaba haciendo de noche y hemos tenido que volver al hotel. Las piernas están cansadas y los pies ya ni nos hablan, pero estamos felices porque el objetivo ya está cumplido. Mañana haremos un poco el turista por L.A. y empezaremos a pensar en volver a casa.



Día 19: Needles - Barstow
Primera etapa 100% Californiana y penúltima de la Ruta 66, ahora mismo estamos en Barstow, el pueblo donde la família de Tom Joad dejó la ruta...
Día 21: Hollywood
Hemos cogido el coche para acercarnos a Hollywood, pasando por Sunset Boulevard, hasta uno de los puntos más cercanos desde donde se puede fotografiar el Hollywood Sign...
  • votar

2 comentarios:

  1. Lo que más nos sorprendió a Valen y a mi cuando estuvimos en santa Mónica fue no ver a esos hombres y mujeres con cuerpos esculturales haciendo footing por el carril bici... En cambio siempre salen en las pelis americanas :-)

    A mi me encantó el oceano pacífico (aunque de pacífico tiene poco, lo bautizaron un día que estaba en calma :-)

    ResponderEliminar
  2. Pues nosotros vimos a bastantes deportistas, no todos tenían cuerpos Danone, pero alguno y alguna que otra habían.

    ResponderEliminar