18 jun. 2011

Día 6: Rolla - Springfield

Seguimos avanzando por el estado de Missouri. Desde que ayer entrásemos en este estado, hemos notado que el paisaje es bastante diferente al de Illinois. Ahora que, por suerte, a ratos hemos perdido de vista la I-44 lo podemos apreciar mejor. Aquí la carretera sube y baja por pequeñas colinas, hay bosques, ríos y mucho verde. Contrasta con las grandes llanuras de Illinois. Varias veces hemos tenido que parar para no atropellar a ciervos o ardillas, que no entienden de señales de tráfico.


Ha habido un tramo, antes de llegar a Waynesville, que nos ha gustado especialmente. Aquí los dos carriles habituales se transforman en cuatro. Mientras estábamos parados echando unas fotos, nos ha avanzado el primer grupo de moteros que nos encontramos en el viaje. Ya pensábamos que no íbamos a ver ninguna Harley-Davidson y estábamos por pedir que nos devolviesen el dinero.


Hemos tenido que buscar otro tramo aún anterior para pasar por el Devil's Elbow, un pintoresco puente de hierro sobre el Big Piney River que data del año 1923. Y es que el trazado de la 66 ha ido cambiando con los años, por eso hay que estar atento si se quiere disfrutar de sorpresas escondidas como éstas.




Del resto del trayecto hasta Springfield no hay demasiado a destacar. Una tormenta nos ha pasado brevemente por encima y otra pandilla de moteros por el lado. Aquí y allá la mano del hombre va salpicando el paisaje con furgonetas y coches comidos por el óxido, y tampoco es raro encontrar gente que vive en roulottes o en mobile-homes. Aunque lo que mas abunda es la casita, mas o menos modesta, con porche, cobertizo y ranchera, tampoco es raro encontrarse con la cara B de la opulencia: gente que vive en condiciones que bordean el chabolismo.



En Springfield nos hemos llevado una sorpresa agradable, y es que por primera vez estamos alojados en un motel auténtico, de los de aparcar el coche en la puerta de la habitación, estilo al de Psicosis y tantas otras películas. Al final es inevitable caer en el tópico cuando tenemos tantas referencias cinematográficas en la cabeza.


Por último nos hemos acercado a visitar el Bass Pro Shop de Springfield. Se trata de la tienda mas grande del mundo dedicada exclusivamente a la caza y a la pesca. Para haceros una idea del tamaño, diré que he contado 18 pasillos dedicados únicamente a cañas de pescar. La tienda no se sabe si es una tienda o es Port Aventura, porque el interior está decorado como si se tratase de un bosque, con sus árboles, montañas, varios estanques llenos de peces, tortugas, una cascada, y hasta tienen un cocodrilo (vivo) de dos metros de largo al lado de la cafetería. En América todo se hace a lo grande.


Por supuesto, una tienda dedicada a la caza tiene que tener una buena armería. Y vaya si la tiene. Yo creo que, con las escopetas y pistolas que hay ahí, hay para matar a todos los faisanes del mundo varias veces, aunque yo no he visto a nadie perseguir ciervos con una Magnum del 44. Lo que para ellos es lo mas normal del mundo, a nosotros nos ha chocado bastante. No entra en mi mentalidad que por 300$ puedas ir al super y llevarte un revólver.

Pongo un vídeo donde se ve una pequeña parte de la decoración de la tienda, para que os hagáis una idea del montaje que tienen ahí:


Día 5: St Louis - Rolla
El primer punto del orden del día era saldar una cuenta pendiente con St Louis. Ayer se nos hizo tarde y no pudimos ir a visitar el Chain of Rocks Bridge...
Día 7: Springfield - Claremore
Echando cuentas, hoy hemos pasado el kilómetro 1.000 de los casi 4.000 planeados y también termina la primera de las tres semanas del viaje...
  • votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada