19 ago. 2015

Monument Valley y Arches National Park

Nueva jornada de nuestros enviados especiales en USA. La entrada de hoy además puede interesar a los posibles viajeros de la Ruta 66. Se trata de un desvío que, como el de Las Vegas o el Gran Cañón, mucha gente toma, ya que el Monument Valley bien vale el esfuerzo.

Poca cosa se puede expresar con palabras de tan majestuoso lugar. Imagino que, como pasa con el Gran Cañón del Colorado, las fotos no hacen justicia a su grandeza.


El paisaje por antonomasia de las películas del oeste (salvando Almería, claro está) ofrece innumerables actividades: excursiones a pie o a caballo, dormir en un campamento Navajo, rutas en todoterreno... El parque lo gestionan los Indios Navajo, y no es válido el pase de los parques nacionales, así que el que quiera sentirse como John Wayne deberá rascarse el bolsillo.


Si solamente se va de paso, la ruta US-163 nos servirá para hacernos una idea del valle, y nos llevará hasta el siguiente destino de nuestros amigos, pero antes, mejor pararse en un punto cercano a Mexican Hat y volver la vista atrás, ya que aquí es donde Forrest Gump decidió que ya no quería correr más y volvía a casa. El lugar está identificado incluso con un cartel conmemorativo.


Sin embargo, el destino final de nuestros amigos en el día de ayer fue otro. Se trata de la población de Moab, muy cerca del Arches National Park. En este parque nacional, la naturaleza ha jugado con el paisaje, creando decenas de arcos de piedra y rocas en equilibrio sobre pilares que desafían los delirios del arquitecto más osado. Como todos los parques naturales gestionados por el gobierno americano, las rutas, tanto a pie como en coche, están muy bien señalizadas, hay zonas de acampada, lavabos, refugios  y un centro de visitantes donde nos aconsejarán, nos darán mapas, e incluso podemos apuntarnos a las visitas guiadas por los rangers del parque.

Landscape Arch - Fuente: Wikipedia


Y ya para terminar, al sur de Moab se encuentra otro de estos arcos, que bien merecen bajarse del coche y marcarse una buena caminata, el Wilson Arch. Con él os dejamos por hoy, y nos quedamos a la espera de saber a donde les ha llevado la siguiente etapa de su viaje a nuestros reporteros involuntarios.

Wilson Arch al atardecer.

  • votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada