10 ago. 2012

Dia 12 - Las Vegas

Ayer no pudimos escribir porque no paramos un minuto. Esta segunda visita a Las Vegas está siendo mucho mejor que la primera, y es que ahora ya sabíamos lo que hay y a lo que veníamos. Empezaremos por lo que se nos quedó colgado en la última entrada, nuestro primer espectáculo en Las Vegas.

Zumanity:

Nunca habíamos visto un show del Cirque du Soleil, y nos quedamos maravillados. El espectáculo es un mezcla de circo, humor y erotismo, sin escatimar en medios. El teatro está echo a medida para esta obra, los actores interactúan con el público, las acrobacias son increíbles, la música es en directo, con una banda excepcional. Todo está cuidado hasta el mínimo detalle, se nota que han buscado la perfección. Aunque alguna cosilla no entendimos por culpa del idioma, el humor picante es algo bastante internacional y nos reimos y emocionamos mucho.

En cuanto a la parte erótica, creo que es un show que se puede ir a ver sin ningún problema. Todo está hecho con bastante buen gusto, y es apto tanto para chicas como para chicos, sea cual sea su orientación sexual. Con tener la mente abierta es suficiente.

Foto sacada de www.lasvegassun.com

Depués del espectáculo ya era un poco tarde, así que aunque intentamos ir a dar una vuelta, de seguida nos dimos cuenta que era mejor volver a la habitación y así empezar con fuerzas al día siguiente.

Y a la mañana siguiente la intención era visitar los casinos que no habíamos visto el año pasado, pero dando un paseo nos encontramos con la tienda de M&M's. Si, como suena, una tienda de cuatro plantas dedicada al maravilloso mundo de éstos caramelillos de chocolate. Lo mejor es la pared de caramelos a granel de la segunda planta. De todos los colores, tamaños y sabores. ¡Qué peligro!


Luego fuimos siguiendo la táctica del año pasado para evitar el calor, esto es, no andar por la calle sino andar por dentro de los casinos, empalmando uno con otro. Vimos el patio de los flamencos del Flamingos, ganamos $1,60 en las tragaperras del París, revisitamos los canales del Venetian...

De todas formas, el ir caminando por ésta ciudad es un error muy grande, por mucho que se vean personajes pintorescos por la calle. El calor, las vueltas que hay que dar para cruzar cualquier calle, las distancias enormes y los comerciales callejeros son una pesadilla.

Elvis vive.. y tiene calor

David Copperfield:

A las 7 de la tarde teníamos entrada para el segundo espectáculo de nuestra estancia en Las Vegas, el show de David Copperfield. Yo no iba nada convencido, de hecho éste lo escogió Judit, pero tengo que decir que me gustó tanto o más que Zumanity.

Ya desde la entrada espectacular que hace, apareciendo de la nada, montado encima de una gran moto, te das cuenta que lo que éste hombre hace es algo grande. Toca todos los géneros de la magia, desde números de mentalismo y adivinación, hasta hacer aparecer un coche en el escenario delante de nuestras narices.

Foto sacada de blogs.gonomad.com

Aparte de lo espectacular de sus números, también hace participar continuamente al público (uno de los números lo hizo a metro y medio de nosotros), y tiene un sentido del humor afilado y un punto ácido que por lo menos a mí me gustó mucho.

Tras el espectáculo, mientras le seguíamos dando vueltas a la cabeza, buscándole el truco al Copperfield, fuimos a sacarnos una espinita del año pasado: la montaña rusa de New York. Desde la ventana de la habitación vemos la primera caída de la atracción, y tampoco parece tanto, pero cuando estás ahí metido la cosa cambia. Sería una especie de Dragon Khan, corta pero intensa.

Y tras el subidón de adrenalina, a vivir la noche de Las Vegas. Pero eso sí, imprescindible para viajeros, con el pase de 24 horas del Deuce, un autobús que para en todos los casinos del Strip. Se acabó el patear.


Aunque parezca mentira, no todo es pagando en la ciudad del pecado, también hay espectáculos gratuitos. Ya hablamos el año pasado de las fuentes del Bellaggio, que hemos vuelto a visitar porque valen la pena, también en el Treasure Island nos ofrecen, tres veces cada noche, las sirenas del TI.


Las sirenas son unas señoritas muy monas, que a base de canciones y bailecillos, mandan a pique al barco de los piratas y se benefician al capitán. Una chorrada como cualquier otra, pero con mucho fuego, acrobacias y explosiones. La verdad es que tampoco nos enteramos de mucho, porque estábamos ocupados con un par de brebajes que nos estaban dejando bastante perjudicados.

Luego paramos en el volcán del Mirage, que entra en erupción cada hora de la noche. Como dijo uno que pasaba por allí: "Un poco de lumbre y agua, no más".


Y tras unas cuantas vueltas por ahí con nuestro vaso-calavera-relleno-de-alcohol-con-pajitas, acabamos en la calle Fremont, en el centro histórico del Las Vegas. Aquí es donde se encuentran los casinos más antiguos, en ésta calle han puesto un techo que proyecta un espectáculo de luces por las noches, y cuando fuimos nosotros había un grupo actuando en la calle, pero igualmente me parece que el grueso de la gente se queda en el Strip y que ésta zona está un tanto de capa caída.

Y si ya hablamos de hoy, poca cosa de momento. Un rato de relax en la piscina del hotel y ahora mismo poniendo al día el blog y cogiendo fuerzas para mañana, que nos toca otro día largo. Y es que tendremos que madrugar para volver a Los Ángeles y coger nuestro avión a tiempo. Queremos pisar de nuevo la Ruta 66, ver el Bagdad Café y comer en Peggy Sue's. Ya veremos si somos capaces de todo.

Bueno, y esta tarde aún nos quedan algunas cosas que hacer en Las Vegas, pero creo que las tendremos que contar desde casa, porque dudo que en el avión nos dejen conectarnos a Internet. Queremos daros las gracias a todos los colegas, compañeros, familiares y desconocidos que nos habéis seguido éstos días, vuestros comentarios y vuestros "me gusta" en el Facebook nos hacen más ilusión de la que os podáis imaginar.

Melon, mango, manzana verde, menta...
Para todos vosotros, un brindis con 16 variedades de Coca-Cola del mundo entero, gentileza de la Coca-Cola Store de Las Vegas. (Vamos a estar con gases hasta Septiembre). ¡Salud!

Día 11 - Death Valley - Las Vegas
La camarera, nos ha comentado que en Death Valley "lo van a pasar calentito", y vaya que sí. No se equivocaba ...
Adictos al Panda Express
Saludos desde el aeropuerto de LAX, estamos a dos horas de embarcar, llegaremos a casa entre Istambules y cambios de hora, a las 23:50 del sábado...
  • votar

2 comentarios:

  1. Que grandeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!! Me alegro por vosotros!! A la sylvia y a mi nos haceis disfrutar como si hubieramos viajado con vosotros, buen viaje de vuelta a casa, ya me contaras.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Macuuu!!! Te traeré una cosilla que te servirá cuando hagáis el viaje el año que viene. Nos vemos el Lunes!!

    ResponderEliminar