9 dic. 2014

9 cosas difíciles de encontrar en EEUU

Creo que le voy a pillar el gusto a esto de las listas, como parece que es la moda, aquí no vamos a ser menos. Hoy le toca el turno a aquellas cosas que nos resultan más o menos habituales aquí en nuestro Ibérico país, pero que en USA son difíciles (si no imposibles) de encontrar:

1- Barras de pan
Y por barras de pan me refiero a esas que tienen una corteza bien crujiente y el interior tierno y ligero, la baguette de toda la vida, vamos. Más vale que te guste el pan de molde, porque es lo que hay en el 90% de los supermercados. Y luego están las barras de pan que te ponen en los bocadillos, blandengues y densas, con una textura más parecida al chicle que a cualquier otra cosa.


Éste es el "pan" que se gastan por ahí.

2- Un bidé
¡Ay!¡Cuánto eché yo de menos ese refrescante e higiénico chorrito de agua! Hay varias teorías que explican el porqué los norteamericanos son más de papel higiénico que de bidé: que si no tenían sitio en los lavabos, que si al ser un invento francés les daba repelús teniendo ellos orígenes británicos, yo que sé... Lo único que puedo asegurar es que nuestros culos no vieron uno solo de estos artilugios en todos los EEUU.


3- Rotondas
No recuerdo cuantos kilómetros hemos conducido si juntamos la rutas por la 66 y la costa oeste, seguro que cerca de 8.000. En todos estos kilómetros habremos visto un máximo de tres cosas parecidas a las omnipresentes, prácticas y tan europeas rotondas. Tienen tan interiorizado su sistema de ir pasando por turnos en los cruces, que me parece que no las van a necesitar nunca.

4- Carburante diésel
Al contrario que en Europa, en Estados Unidos el gasóleo se encuentra en un porcentaje reducido de gasolineras, ya que apenas hay coches diésel circulando por sus carreteras. Incluso el precio por galón es sensiblemente más caro debido a la poca demanda de este combustible.


5- Fanta de Limón
La hay de naranja, de piña, de manzana, de uva, de fresa... ¡hasta de pomelo! Pero sin embargo, el pobre limón parece no ser del agrado de nadie. Es que por allí lo que se lleva son las típicas limonadas caseras.

Imagen de being-vegan.net

6- Un buen café
De hecho me extraña que la palabra americana para definir el café no sea "Pussywater", porque es lo que te van a dar cada vez que pidas café en EEUU: auténtico y genuino Aguachirri. Servida en estos vasos gigantes de cartón con tapa de plástico, y que todo el mundo toma mientras camina con prisas por la ciudad. Supongo que lo han acabado convirtiendo en un refresco más: está tan diluido y lo acompañan con tantos complementos que queda muy lejos de la bebida cargada y fuerte a la que estamos acostumbrados en Europa.


7- Ciclomotores
Estamos hablando del país donde todo es a lo grande. Tienen mucho sitio para aparcar y las distancias entre ciudades son enormes, si a esto le unimos lo barata que va la gasolina, se entiende que no hayan muchos ciclomotores circulando por las carreteras americanas. ¿Quien va a comprarse una Vespino pudiendo montar una pedazo de Harley Davidson?


8- Coches de transmisión manual
Por lo menos a la hora de alquilar, la opción de un coche con cambio manual no existe, y tampoco es una opción popular entre la gran mayoría de los conductores americanos. Los coches automáticos son, generalmente, más ineficientes, caros y aburridos de conducir que los manuales... pero son más cómodos y fáciles de conducir. Quizá se puedan extrapolar conclusiones sociológicas.



9- El sistema métrico
Esta era bastante obvia, pero por si hay algún despistado: Adiós metros, litros y quilos. Hola millas, pies, yardas, onzas líquidas, libras, grados fahrenheit, galones...¡Uf! Nosotros no hicimos ni el amago de buscar equivalencias entre un sistema y otro. Demasiado lioso. Debe haber una lógica subyacente en el sistema Anglosajón de medidas, pero no creo que lleguemos jamás a comprenderla. Cuando hasta los propios ingleses se han cambiado al sistema métrico será por algo.

Imagen de teachnet.com


  • votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada