24 ago. 2013

Cadillac Ranch - Un icono en peligro

Ha sido definido como un icono de la Ruta 66, una obra de arte, una excentricidad... y también como un montón de chatarra pudriéndose en medio de la nada o como una apología del vandalismo. Ya hace tiempo que la polémica acompaña a esta Roadside Atraction llamada Cadillac Ranch.


Situado a las afueras de Amarillo, Texas, el Cadillac Ranch fue creado en 1974 por un grupo de arquitectos de vanguardia conocidos como Ant Farm. La obra se ubicó en los terrenos de un millonario y mecenas local, Stanley Marsh 3, y consistía en diez Cadillac de diferentes años (del 49 al 63), con el morro enterrado en la arena. En palabras del propio Marsh, "Representa un monumento al sueño Americano", ya que el coche simbolizaba todo lo que un adolescente podía desear (dinero, sexo y la posibilidad de huir de casa).


Postal de Cadillac Ranch en los años 70
Sin embargo, desde el principio se animó a que los visitantes destruyeran los coches, bien haciéndoles pintadas, bien rompiéndoles los cristales o llevándose piezas. De este modo, muchos interpretan que la degradación de la obra ha acabado por representar la decadencia de ese sueño americano. Incluso el propio Bruce Springsteen hizo una canción en 1980 en que asemejaba el Cadillac Ranch con la inevitabilidad de la muerte. Cómo no, muchos otros siguen diciendo que son solo diez pedazos de chatarra pudriéndose a la intemperie.

Hasta hace poco la polémica no pasaba de ahí. Decenas de turistas se acercan cada día para dejar su sello en los coches sin saber que pueden ser los últimos, ya que recientemente ha surgido una nueva corriente entre los vecinos de Amarillo que aboga por hacer desaparecer Cadillac Ranch.


El motivo hay que buscarlo en su impulsor y propietario, el anteriormente mencionado Stanley Marsh 3, y a las reiteradas acusaciones de abuso de menores, algunas de las cuales desestimadas por el juez, otras silenciadas a golpe de talonario. Al parecer al excéntrico millonario le gustaba promocionar la carrera de numerosos artistas noveles, muchos de ellos menores de edad, y de paso aprovechaba su posición para pedirles favores sexuales a cambio de dinero. El abogado de Marsh, en cambio, alega que se trata de una estrategia para intentar obtener dinero de su cliente. El hecho es que actualmente se encuentra de nuevo en pleno proceso judicial, acusado de abusar de dos adolescentes entre 2010 y 2011.

La gravedad de estas acusaciones ha llevado a los más críticos con Cadillac Ranch a pedir su desmantelamiento. En palabras de Anthony G. Buzbee, uno de los abogados implicados en el caso, "cuando la gente se de cuenta de como es este hombre en realidad, querrán salir conmigo a demoler el lugar", "no necesitamos un monumento que honre a un presunto pederasta". Lo preocupante es que otra de las obras de arte promovidas por Marsh, una serie de señales de tráfico de broma repartidas por Amarillo, ya están empezando a ser pintadas de negro a modo de protesta.

Yo opino que, sea Cadillac Ranch arte o chatarra, es una parada digna de hacer por cualquier viajero de la Ruta 66, sin tener en cuenta si su propietario (que no es ni siquiera el autor de la obra) es inocente o culpable. En realidad, dudo que ningún turista conozca (o le importe demasiado) la historia de quien puso esos coches ahí, y tampoco creo que al final se acabe desmantelando, ya que es mucha la gente que para en Amarillo expresamente para verlo y eso es un factor económico importante para la ciudad, aparte que se trata de una propiedad privada (aunque de libre acceso) y no debe ser tan fácil que el gobierno local pueda decidir sobre su destrucción.

Para acabar, os dejo con el único vídeo vintage que he encontrado de los Cadillacs, aún impecables y brillantes; es de los años 70. También podréis aprovechar para conocer al sr. Marsh de joven. Hoy es un septuagenario que apenas puede andar ni hablar, y no tengo ni idea de si es un abusajovenzuelos o tan solo un millonario extorsionado, pero sin duda es responsable de una de las atracciones de carretera más bizarras y locas del mundo.

  • votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario