28 may. 2013

La Ballena Azul de Catoosa

Roadside Atractions, esta es el alma de la Ruta 66, esos pedacitos de historia a pie de carretera que nos hacen detenernos unos minutos a admirar la imaginación de los hombres que las crearon. Hoy vamos a hablar de la Ballena Azul de Catoosa, hecha de cemento, varada a la orilla de un estanque y luciendo una sonrisa eterna.


Pero para explicar el nacimiento de esta ballena antes hay que hablar un poco del hombre que la creó, Hugh S. Davis, zoólogo de profesión. Tras retirarse de su trabajo como director del zoológico de Tulsa, Davis se volcó en la finca que la familia poseía a pie de la Ruta 66. Su intención era crear un espacio para educar a los niños acerca de la naturaleza, y para ello construyó un arca llena de animales tallados en madera (que todavía se conserva pero no es accesible), un pequeño zoológico con caimanes de verdad, una zona para celebrar cumpleaños, para recuperar animales heridos...


ARK - Animal Reptile Kingdom. Foto: TheWhitePelican (Wikipedia)
...pero el lugar favorito de los niños era el estanque, donde podían refrescarse del intenso calor de Oklahoma. Así que Hugh, viendo que las balsas y las plataformas no eran suficientes para colmar la necesidad infantil de zambullirse, se decidió a dar forma a un proyecto que llevaba años en su mente. Con la ayuda de su buen amigo Harold Thomas, y cantidades ingentes de cemento, varilla de acero, rocas y madera, y tras dos años de trabajo 100% manual y artesanal, vino al mundo la Ballena Azul. Era el año 1972, y Hugh se lo brindó a su esposa Zelda como aniversario de boda.

Good old times. Foto cortesía de Fins of the Blue Whale
Inmediatamente la atracción se convirtió en un éxito, y como se puede apreciar en estas fotos de sus buenos tiempos, nunca faltaba gente dispuesta a darse un chapuzón, ya fueran vecinos o viajeros ocasionales.

Foto cortesía de Fins of the Blue Whale
Durante casi dos décadas, éste fue un lugar feliz, pero en 1988 el señor Davis era ya demasiado mayor para seguir manteniéndolo en marcha, y tuvo que echar el cierre. Él falleció en 1990, y su esposa Zelda en 2001.

Interior de la ballena. Autor: TheWhitePelican, (Wikipedia)
Aunque la Ballena Azul nunca perdió su sonrisa, el parque se fue degradando a causa del abandono, los vándalos y la propia naturaleza.  No fue hasta 1995 cuando un grupo de voluntarios se dedicó a limpiar las hierbas, repintar la ballena y acondicionar la zona como Roadside Atraction indispensable para todos los viajeros de la 66. Hoy se puede visitar gratuitamente, ya que los nietos y bisnietos de Hugh se encargan de abrir cada mañana y mantenerlo todo limpio y acondicionado.

El lavabo de las ballenitas

Como ya dije en la entrada del día que estuvimos allí, éste es un sitio para visitarlo con el disfraz de niño puesto. Ya no nos podemos bañar en el estanque, pero si que podemos meternos en las entrañas de la ballena e imaginar cómo tuvo que ser de divertido tirarse al agua desde su cola, o trepar al altillo que hay dentro de su cabezota.

La cola de la Ballena Azul. Autor: ElectraSteph, (Flickr)
Es fácil encontrar la Catoosa Blue Whale, ya que se ve desde la Ruta 66 poco antes de llegar a Catoosa, pero hay que estar atento, porque no hay ningún cartel que lo indique. Por si acaso, pongo un enlace al Google Maps.

Catoosa Blue Whale


Interior del altillo. Autor: ElectraSteph, (Flickr)
Antes de acabar, quiero agradecer a Ron Edwards, presidente de la asociación Fins of the Blue Whale, por permitirme usar las fotos antiguas de la ballena y pasármelas en buena calidad. Thank you Ron, you've been so kind.

Enlaces interesantes:
  • votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario