31 jul. 2012

Día 3: Mañana de cine, tarde de barcos.


(AVISO: Hoy la cosa va de cine y tele. Si no te gustan ninguna de las dos cosas, empieza a leer a partir de la foto del Batmovil hacia abajo.)

Los Ángeles, como buena meca del cine, está sembrada de lugares que estamos hartos de ver en las películas y en la tele. El año pasado ya nos pasamos por la funeraria Fisher & Sons, de A Dos Metros Bajo Tierra, este año, además, hemos tirado un poco más arriba para ver la misteriosa casa de una de las series de moda, American Horror History. La verdad que de día no daba mucho miedo, y lo más misterioso ha sido un foco que nos ha iluminado cuando hemos pasado frente a la puerta. ¡¡UuuUuuuuUuuuh!!


Luego hemos ido hasta Carroll Avenue, cuya visita vale la pena por las bonitas casas Victorianas que en ella se encuentran. Dos de ellas aparecían en la serie Embrujadas, y la tercera es la casa donde la novia de Michael Jackson corre a esconderse de los zombis en el videoclip de thriller.


Y ya para redondear, de camino a los estudios de la Warner, pequeña parada en High Voltage Tatto, muy de moda ahora en el Discovery Max con LA Ink. Yo iba con la idea de tatuarme un unicornio rosa gigante en el pecho, pero por desgracia la señora Kate Von D no abre el chiringuito hasta las 12, así que mi piel seguirá virgen.


Warner Brothers:

Todos los grandes estudios están en L.A. y cada estudio tiene su tour para visitantes, pero teníamos claro que iríamos al de la Warner, ya que no hay que comprarse a la fuerza la entrada a un parque temático, como el de Universal, los grupos son pequeños y el guía habla en castellano.


Otro de los motivos son los exteriores, con reproducciones de ciudades que tan pronto pueden ser Nueva York, como Chicago, como cualquier otra. Solamente cambian cuatro cosas y ya está, ni te enteras que lo que hoy es el hospital de Urgencias, mañana es una escuela en otra serie.


Al parecer hay pocos sitios donde se conserven tantos decorados de exterior como en la Warner, de modo que otros estudios deben alquilárselos para rodar. Aquí todo se recicla. En realidad vemos las mismas casas y edificios una y otra vez y no nos damos cuenta que siempre es el mismo lugar en diferentes películas.


 La visita también incluye un museo fantástico, donde por desgracia no nos han dejado echar fotos. Allí hemos podido admirar el piano de Casablanca (tócala otra vez), el vestuario y decorados de series como Big Bang Theory, el traje de Harry el Sucio, los pantalones de Bruce Lee en Operación Dragón y muchas cosas más. Hay una planta dedicada a Harry Potter, pero como que solamente hemos visto la primera y nos costó tres intentos, tampoco le hemos hecho mucho caso.

Otra zona que mola es la de los coches. Ahí hemos visto el Grand Torino de Clint Eastwood, el descapotable del Superagente 86, el General Lee, de The Dukes of Hazzard, un par de Batmoviles...


Nos han enseñado también las interioridades del estudio, que es una auténtica fábrica, con talleres dedicados a la creación de muebles, decorados, estructuras de hierro... todo se fabrica aquí mismo. Y por último, los trucos del rodaje. Hemos visitado el set de El Mentalista y nos han contado las mil y una trampas que hay para que veamos solamente lo que ellos nos quieren enseñar. ¡Somos tan fáciles de engañar!


Al final, un vistazo rápido al bar de Friends, una foto de recuerdo en la estación de Harry Potter (¡Yuju!), y cada mochuelo a su olivo.

Queen Mary:

Por la tarde hemos ido a Long Beach para irnos de crucero. Bueno, en realidad el crucero no se ha movido del sitio, pero nosotros nos hemos transportado a otra época. Se trata del Queen Mary, un transatlántico del estilo del Titanic, reconvertido en hotel y que se puede visitar.

La pena es que hay que ir con tiempo, ya que nosotros hemos tenido que verlo todo en una hora, corriendo, porque hemos llegado a las seis menos cuarto y cierran a las siete. Aún así, nos ha gustado muchísimo. La sala de máquinas es algo impresionante, así como el puente y las estancias del capitán y los oficiales.


Antes de irnos nos hemos apuntado al último pase del Ghosts & Legends Tour, una especie de túnel del terror que se han montado en el barco, visitando las zonas más recónditas y tétricas de la nave. Ha sido muy divertido, sobretodo por el humor negro de los guías.

Y de vuelta al hotel, parada obligada en Randy's Donuts, donde hemos procedido a avituallarnos para seguir machacando el estómago sin tregua.


Mañana nos vamos de la ciudad, algunas cosas se nos han quedado por hacer, pero creo que hemos exprimido el tiempo lo máximo posible. Ahora, un pequeño paréntesis de naturaleza y paisajes nos espera. Tenemos ganas.
Día 2 - Santa Mónica, Venice y Malibú
Finalmente no hemos aclarado la duda de ayer. Hemos vuelto esta mañana temprano a desayunar al Rae's Restaurant y le hemos preguntado a la camarera si sabía qué estaban filmando anoche...
Día 4 - Big Sur
El día hoy ha sido ciertamente agotador, ya que hemos conducido unas ocho horas para ir de Los Ángeles a Salinas por la carretera de la costa...
  • votar

1 comentario:

  1. ¡que recuerdos me traes jeje! la verdad que la industria del cine nos engañan como niños.
    Ansiosa espero tus siguientes etapa, que sin duda para mi la naturaleza y los paisajes fue de lo mejor.

    Saludos

    ResponderEliminar